martes, abril 23, 2013

Robo de Identidad ¿Qué significa realmente?


Lo mas común y sin caer en las nuevas modalidades delictivas (por ahora) por medios tecnológicos, es definir al robo de identidad cuando nos encontramos que un individuo se hace pasar por otro y utiliza información que puede ser, desde nuestro domicilio, lugar y fecha de nacimiento hasta estado civil, teléfonos, y numero de la cuenta bancaria, para solicitar tarjetas de crédito, préstamos, etc.

Comúnmente el ladrón aprovecha de la situación financiera y crediticia de la victima,  registra un domicilio diferente y realiza gastos con la tarjeta de credito obtenida, cierra operaciones con las nuevas cuentas bancarias, emite cheques sin fondos, obtiene créditos, hipotecas, también incluso podrían solicitar beneficios del gobierno como ser seguros de desempleo, subsidios, reintegros de impuestos, etc.

A consecuencia de esto nos encontramos con que pasamos a ser deudores sin saberlo y como mínimo, posiblemente seamos registrados de forma negativa en las bases de información crediticia.
El robo de identidad generalmente ocurre sin que uno lo note. Los ladrones de identidad pueden cambiar su domicilio en una cuenta para que usted nunca reciba las facturas con los gastos fraudulentos. Pueden pagar los gastos mínimos en las cuentas que han abierto, para evitar la atención a la cuenta y que la cierren. Hasta podrían usar las identidades de personas muertas o niños, para que el crimen sea menos probable de notar.

Es tanto el crecimiento de esta modalidad delictiva que ha llevado a las empresas aseguradoras a crear un novedoso seguro que cubre el asesoramiento legal y los pagos de las deudas contraídas por el estafador.

Ahora bien, con la nuevas tecnologías y la irrupción de Internet en nuestras vidas el tema se amplia considerablemente. Las paginas web, blogs y redes sociales permiten crear perfiles y utilizarlos de acuerdo a los intereses de cada uno. Pueden utilizarse para hacer negocios, intercambiar información, mostrar cuales son mis intereses y hasta fomentar campañas y propagandas políticas. Pero no siempre el uso es con fines lícitos
  por el contrario, es también un lugar para realizar y  pergeniar tareas delictivas, ataques anónimos, hacerse pasar por otro, ya sea como una simple broma o con malas intenciones.
Por un lado están los que cometen estos delitos con fines redituables y por otro los que usan el robo de identidad como herramienta de contacto para cometer delitos sexuales como la pedofilia.
También existen los casos de robo de identidad con el único fin de difamar a otra persona utilizando perfiles falsos. Esto es muy común hoy en redes sociales como Facebook y Twitter.
Todos estos delitos son mucho mas frecuente de lo que uno piensa, a estar atentos que llegaron para quedarse.
El solo hecho de hacerse pasar por otra persona en Internet hoy en la Argentina no configura delito alguno, hay un vacio legal en ese sentido.