jueves, febrero 21, 2008

La videoconferencia, una nueva aliada de la Justicia


La videoconferencia es una posibilidad de comunicación audiovisual que permite verse y escucharse a miles de kilómetros de distancia. Como todas las herramientas tecnológicas, tiene sus pro y sus contra, pero su uso ya comienza a ser aceptado en algunos de los tribunales del mundo, entre ellos, los de la Argentina.

Un ejemplo de su utilización lo refiere el proceso seguido contra el ex represor, Adolfo Scilingo, donde Ernesto Sábato testimonió desde la Argentina.

Según cuenta el portal de noticias Dinero de Venezuela, un juez, su secretario y dos abogados se instalaron en un cibercafé de la localidad de Tudela, en España, para tomar vía Internet el testimonio de Ernesto Sábato, escritor y declarante en el proceso contra Scilingo.

El juzgado se instaló en este local debido a que la institución no disponía de la tecnología necesaria para obtener la deposición del testigo, y facilitar así la continuación del proceso. La legislación procesal civil española permite acudir a los medios audiovisuales para obtener las declaraciones de los testigos como una excepción. Y al parecer este fue el caso.

Hoy en día, el uso de la tecnología de la videoconferencia es aceptado por los tribunales de Argentina, Chile, México, Estados Unidos y España, tal y como lo indican las noticias de las agencias internacionales.

En el caso del proceso al capitán de corbeta Adolfo Scilingo, señalado por crímenes de lesa humanidad durante los regímenes dictatoriales argentinos que instituyeron la denominada Caravana de la muerte, se permitió que los testigos argentinos declarasen mediante videoconferencia ante el juzgado español. Los testimonios fueron rendidos en un tribunal de Argentina, formalmente designado para este acto.

La utilización de las videoconferencias en los procesos judiciales puede traer numerosas ventajas. Por ejemplo, una víctima de delito sexual puede declarar en un lugar distante al tribunal, y por lo tanto hablar con menos inhibiciones sobre lo que le ha sucedido, al no estar a la vista de su agresor.

También puede facilitar la toma de testimonios a personas que por impedimentos físicos o económicos no pueden trasladarse al sitio donde se desarrolla la audiencia. Este fue el caso de Ernesto Sábato durante el referido proceso al militar retirado. El autor de "El túnel" se encontraba postrado en su residencia. Al eliminar estas trabas, la administración de justicia se haría más expedita.

Pero el uso indiscriminado de las videoconferencias por parte de los juzgados también puede tener sus tropiezos. El Tribunal Supremo de Alicante (España) anuló el proceso a un grupo de reos señalados de asesinato durante un motín pues durante el debate oral, efectuado en 2002, la Audiencia Provincial autorizó el uso de esta tecnología para mantener a varios de los acusados tras las rejas, en virtud de su peligrosidad. El proceso fue llevado de nuevo a la etapa del debate oral debido a que no se garantizó que los abogados defensores estuviesen con sus clientes en la misma sala.

Igualmente, la tecnología de comunicación de audio e imágenes en tiempo real puede ser utilizada para manipular la justicia a conveniencia. Es el caso del cineasta Roman Polanski, quien huyó a Francia para escapar a un proceso penal por violación en Estados Unidos, y sin embargo ofreció su propio testimonio a través de videoconferencia para un tribunal norteamericano, en el curso de una demanda por difamación intentada por él mismo contra una publicación.
Fuente: http://www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&idPub=93978&id=212031&dis=1&sec=1

2 comentarios:

Francisco de Zavalía dijo...

Interesante comentario. Sin embargo esta técnica no deja de tener sus inconvenientes. Después de todo, la intermediación tecnológica trae sus problemas.
Hace unos meses comenté la experiencia norteamericana en esta entrada:
http://dertel.wordpress.com/2007/07/31/testigos-online/

Alejandro Andrés Kohen dijo...

Son pasos hacia el futuro, claro está que todo debe ir perfeccionándose sobre la marcha y la práctica de estas tecnologías. No podemos dejar de decir que todo esto también esta ligado al cambio cultural y de paradigma que me da la impresión que es la barrera más difícil de cruzar.-
Dr. Alejandro A. Kohen